Log in

BLOG USEM CDMX

<< First  < Prev   1   2   Next >  Last >> 
  • 12 Mar 2020 9:32 PM | Anonymous


    NO HACER NADA, ES ESTAR DE ACUERDO


    He reflexionado mucho sobre lo sucedido los pasados 8 y 9 de marzo: la marcha por el Día Internacional de la Mujer y la iniciativa de empresas, organizaciones de la sociedad civil, hombres y mujeres: un día sin nosotras. ¡Algo histórico en nuestro país!

    Estoy convencida de que la violencia hacia las mujeres debe terminar cuanto antes. Según datos del INEGI durante el segundo semestre del año pasado el 27.2% de las mujeres de 18 años y más que viven en zonas urbanas fue víctima de al menos un tipo de acoso personal y/o violencia sexual en lugares públicos.    ¡Más de la cuarta parte de las mujeres!

    Esto se refiere a situaciones tales como: piropos groseros u ofensivos; alguien intentó obligarle o forzarle a tener relaciones sexuales sin su consentimiento; le enviaron mensajes o publicaron comentarios sobre usted, insinuaciones sexuales, insultos u ofensas sexuales, a través del celular, correo electrónico o redes sociales, entre otras muchas. Esto en lugares públicos como la calle, transporte público, parque, centro comercial, mercado o plaza pública.

    Tristemente los números suben considerablemente si nos vamos al ámbito de los matrimonios o uniones libres: 47 de cada 100 mujeres de 15 años o más que viven con su pareja sufren algún tipo de violencia: física, psicológica, económica o sexual.   Únicamente un 19.1% de estas mujeres se atreve a denunciar.

    Esto nos tiene que llevar a reflexionar sobre los diversos patrones sociales y culturales que durante años hemos aceptado como normales en nuestro país.

    La dinámica familiar ha cambiado. Hace solo unas décadas el hombre era el proveedor económico de la familia, y la mujer quien educaba a los hijos y cuidaba del hogar. Actualmente, la mayoría de los hogares mexicanos dependen de dos salarios: papá y mamá.

    Sin embargo, si analizamos la economía formal, encontramos que la participación laboral femenina es muy baja. Entre los 36 países miembros de la OCDE, México es el segundo con menos participación de la mujer en el ámbito laboral, solo superado por Turquía.  Esto fomenta que las mujeres dependan económicamente de sus padres o parejas, condición que las mantiene vulnerables a una situación de abuso.

    Los seres humanos NO somos violentos por naturaleza. Es una conducta que se aprende en la familia, escuela, comunidad o medios de comunicación.  Debemos de trabajar mucho para que en las familias se viva un ambiente de paz y armonía; y que, en las empresas, exista un ambiente laboral libre de acoso y violencia.

    El círculo de la violencia es claro: si un papá agrede a su esposa, ésta será violenta con los hijos; los cuales se comportarán de igual forma con sus compañeros de escuela, y en un futuro con los miembros de su comunidad o empresa.  Un círculo que sucede una y otra vez.

    Estoy convencida de que un cambio de conducta es trabajo de todos, hombres y mujeres. Terminar con el abuso y la violencia hacia la mujer es obligación de todos nosotros. 

    Hombres y mujeres tenemos la misma dignidad como personas, somos dos caras de la misma moneda. 

    Debemos respetarnos unos a otros, para convivir como iguales y tener una sociedad sana y fuerte.   

    ¡Unámonos para lograr un México mejor!

    Lucía Legorreta de Cervantes Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer y Expositora del Diplomado de Formación Social (CUFOSO). cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.   Facebook:  Lucia Legorreta


  • 17 Dec 2019 12:06 PM | Anonymous

    La empresa actual

    J. MANUEL IRURITA

    Empresario y Fundador del Diplomado de Formación Social (CUFOSO)

    Resultado de imagen para aspiring business people

    Hoy día es casi imposible imaginarse el mundo en que vivimos sin la presencia dominante de las empresas o de las agrupaciones de tipo institucional. Todavía en el siglo antepasado para su venta los productos eran prestados o producidos por personas que no pertenecían a ningún tipo de institución, sino que trabajaban para ellas mismas.


    Un ejemplo ilustrativo.

    Para ilustrar algo lo que decimos, imaginémonos a una persona que comienza su día en cualquier ciudad de México: al bañarse, el agua le está siendo suministrada por el departamento de aguas del municipio al cual pertenece, o sea, por una empresa dedicada a la venta del agua; tanto la luz como el gas que pueda necesitar para su desayuno son suministrados también por empresas; al tomar su automóvil para dirigirse a su trabajo (el automóvil fue manufacturado por una empresa), hace uso de los medios de comunicación, calles o viaductos construidas por alguna empresa; lo más probable es que esa persona se dirija a una empresa o institución en donde presta sus servicios. Si tratamos de imaginarnos a la misma persona hace un siglo, viviendo en alguna villa de México, veremos cómo las empresas que suministraban bienes o servicios a esa misma persona casi no existían. Lo que se trata de ilustrar es que la presencia tan importante de empresas o de instituciones es un hecho moderno y que la sociedad moderna se debe en muy buena parte a la existencia de estas empresas o instituciones.

    ¿Cuáles son los objetivo de una empresa?

    En realidad toda empresa persigue un fin social. En efecto: El objetivo de una empresa es la satisfacción de una demanda generada por un mercado; esta demanda puede ser un producto o un servicio. Repetimos, el fin de una empresa es siempre social ya que no existiría si un mercado (léase grupo de gentes) no demandara sus productos o sus servicios: es difícil imaginarse una empresa cuyos productos simplemente se almacenaran y nadie los usara o imaginarse una empresa de servicios cuyos servicios nadie usara. El mero hecho de que una empresa exista como tal, le confiere un carácter eminentemente social; la pone en contacto con la sociedad, la hace interrelacionarse con su mercado. Dicho en otras palabras, la empresa (léase "comunidad de personas") produce un bien o presta un servicio para un mercado (léase "comunidad de personas"). Al utilizar el lenguaje especializado de la economía o de la sociología nos olvidamos con frecuencia de lo esencial: una empresa no es más que un grupo de gentes trabajando para otro grupo de gentes.

    Resultado de imagen para business

    Fines económicos y sociales.

    Con el objeto de hacer más simples las cosas, podemos decir que una empresa tiene finalidades económicas internas y externas, así como finalidades sociales internas y externas, pero en ningún momento podemos olvidarnos del carácter esencialmente social de una empresa. El fin económico externo de una empresa consiste en satisfacer las necesidades de un mercado a través de un producto o de un servicio; el fin económico de una empresa puede ser el fabricar y vender zapatos o el fabricar y vender heroína. Lo que modifica el fin económico de una empresa es el fin social externo, que se podría definir como sigue: satisfacer las legítimas necesidades de un mercado a través de un buen producto o de un buen servicio. Buen, con toda la carga ética y tecnológica que esto implica. Volviendo a la definición del fin económico interno, obviamente que no es lo mismo fabricar zapatos que vender heroína; el adjetivo bueno más que el adjetivo legítimo, lo modifica. El objetivo económico interno de una empresa consiste en generar el suficiente valor económico agregado que permita la supervivencia de la empresa como tal: esta definición implica el manejo adecuado de conceptos tales como rentabilidad del capital, productividad de los recursos puestos a disposición de la empresa y desarrollo tecnológico interno.

    El fin social interno de una empresa consiste en lograr armonía entre los mandatos de la ética y los fines económicos que persigue la empresa: los conceptos que entran en juego en esta definición son la retribución al personal, el desarrollo del personal, del lugar de trabajo, el trabajo en sí, el ambiente interno de la empresa. Para subrayar el carácter fundamentalmente social de una empresa consideremos lo que podríamos llamar los públicos de la empresa que son principalmente los siguientes: los proveedores de bienes y servicios, el personal mismo de la empresa, los clientes, el Estado, los accionistas. A todos estos públicos la empresa les debe algo: todos estos públicos esperan algo de la empresa.

    Los deberes ante la sociedad.

    ¿Qué les debe la empresa a estos públicos?

    A los proveedores les debe un trato justo, sin favoritismos, así como el pago puntual de los compromisos contraídos con ellos. Al personal le debe un lugar agradable de trabajo, un trato justo, una remuneración adecuada y la posibilidad de que haga el uso máximo de sus talentos, o sea, que se realicen plenamente como personas. A los clientes les debe un buen producto o servicio, a precio competitivo, con la calidad pactada y dentro de los plazos pactados. Al Estado le debe el acatamiento y cumplimiento de todos sus ordenamientos, así como el pago puntual de los impuestos. A los accionistas les debe un dividendo proporcionado al riesgo de su actividad y al costo del capital que tienen invertido en la empresa.


    La imagen de la empresa.


    ¿Cómo ha estado cumpliendo la empresa con todos estos deberes?

    ¿Qué dicen los públicos de la empresa en el México de hoy?

    Veamos cómo se expresan esos públicos en cuanto al producto que hacen las empresas: "está mal hecho" -- "está muy caro" -- "nunca tienen" -- "son  informales en sus entregas" -- "el producto no dura, se rompe con la mayor facilidad" --"no garantizan su producto" -- "la propaganda que hacen es falsa".

    ¿Qué dicen esos públicos en cuanto al servicio?

    "El servicio se presta de mala gana" --"le hacen a "uno el favor de venderle" --"no les importa el cliente" -- "el cliente se siente explotado" -- "el servicio se presta bajo condiciones que dejan mucho que desear" -- "el servicio es caro" -- "el servicio no va de acuerdo a la publicidad que se le ha hecho" -- "lo obligan a uno a firmar toda clase de papeles que quién sabe para qué sean".

    Las críticas.


    ¿Cuáles son las críticas más generalizadas hoy día en cuanto a las empresas en general?

    -- La empresa, si es privada sirve únicamente para que sus accionistas se enriquezcan.

    -- La empresa, si es pública sirve únicamente para que sus funcionarios o líderes sindicales se enriquezcan.

    -- Falta capacidad entre los dirigentes de empresa; no están capacitados para dirigir la empresa.

    -- La empresa evade su responsabilidad ante el público: ejemplos de esto pueden ser malos olores procedentes de la fábrica, ruido ensordecedor procedente de la empresa, contaminación en general producida por la empresa.

    -- Las empresas ganan demasiado dinero: todos los empresarios son ricos.


    -- Las empresas explotan a sus trabajadores.

    -- Las empresas evaden el pago de los impuestos.

    -- Las empresas presionan al gobierno a través de su poder económico.

    -- Las empresas fomentan el consumismo.

    -- Las empresas persiguen únicamente el lucro y no un fin social.


    Un examen de conciencia.

    Sin siquiera tratar de dar respuesta a todas estas críticas, debíamos preguntamos:

    ¿Es que acaso los fines de una empresa son distintos de los fines de la sociedad a la cual supuestamente sirve?

    ¿Cuáles son los fines de esta sociedad?

    ¿Están formalmente definidos o más bien implícitos en la convivencia social?

    ¿Se cuestiona la razón de ser de la empresa o se cuestiona la mala calidad y alto costo de sus productos y servicios?

    ¿Se cuestiona la razón de ser de la empresa o se cuestiona la capacidad de los dirigentes empresariales?

    ¿Se cuestiona la razón de ser de la empresa o se cuestiona la propiedad de la empresa?

    ¿Qué es lo que la gente quiere en realidad?

    ¿Quiere que desaparezcan las empresas o quiere que sean mejores empresas?

    Imagen relacionada

    Algo para pensar.

    Probablemente las empresas dejarían de ser objeto de críticas y lograrían un más amplio apoyo por parte de la sociedad si fuesen capaces de subordinar sus objetivos a aquellos fines que la sociedad considerara como deseables. Esos fines de la sociedad deberían ser identificados y deberían convertirse en oportunidades empresariales. Esos fines no están escritos en ningún lado, pero tampoco son etéreos. Esos fines representan lo que la sociedad quisiera alcanzar en términos económicos. Esos fines van cambiando en el tiempo, con el nivel educacional de la población así como con su nivel económico y su nivel de interés político. El dirigente empresarial tendría que darse cuenta que únicamente subordinando los objetivos de su empresa a los grandes propósitos nacionales, tendría asegurado el futuro de su empresa. El dirigente empresarial debería estar plenamente capacitado para dirigir su empresa y tener una actitud permanente de superación profesional. Esta capacitación permanente del dirigente empresarial, adoptada como norma en todos los niveles de la empresa, se reflejaría en última instancia  en la calidad de los productos o servicios de la empresa. Sería también en la medida en que el dirigente empresarial se pusiera al servicio de la empresa, no únicamente a lograr sus fines personales, y que a su vez pusiera a la empresa al servicio de la sociedad, en esta misma medida estaría haciendo vigente el derecho a la propiedad privada de las empresas.

    Descarga pdf: la_empresa_actual (2019).pdf

  • 30 Sep 2019 12:56 PM | Anonymous


    LA RIQUEZA ESTÉRIL

    Act. Salvador Milanés García Remus

    Lo que más lastima a una sociedad es su pobreza; pero al ser éste una consecuencia, poder corregirla exige primero determinar las causas que la provocan, siendo las principales la ignorancia, la deficiente capacitación, la falta de oportunidades y su consecuente falta de trabajo o su insuficiente remuneración.

    Pero lo que más ofende a la sociedad es la inadmisible magnitud de su desigualdad social, y ésta es fruto de la injusticia provocada por la codicia, donde algunos,  apoyados sólo en sus fueros, su fuerza o su poder, se apoderan de la riqueza creada en una proporción mayor a al que en justicia les pudiera corresponder despojando a quienes tuvieran legítimo derecho a una porción mayor, y exponiéndose a sus vaticinables aunque siempre impredecibles consecuencias, puesto que la gente, y qué bueno, está cada vez más consciente de sus derechos y cada vez menos dispuesta a permitir su conculcación.

    La riqueza debe cumplir con su primordial función social que es combatir las causas estructurales de la pobreza dándole a los bienes el destino universal al que están llamados, ya que de no hacerlo se convertirá en una riqueza estéril.

    Y el papel que hayamos de desempeñar en este proceso dependerá de que queramos asumir o no la responsabilidad que nos corresponde, y que nos habrá de colocar ya sea en el escenario o en el auditorio, dependiendo de si elegimos ser actores o sólo espectadores del desarrollo social.

    “Mucho se dice y con mucha razón, que debemos darle sentido a la vida. Por ello sostengo con igual razón, que debemos darle vida a la riqueza; y sólo así evitar que se convierta en una riqueza estéril”.

    -Act. Salvador Milanés G.


  • 10 Sep 2019 5:39 PM | Anonymous

    ECONOMÍA DEL POSTMERCADO:

    El ocio exige su lugar como generador de trabajo



    Si la época agraria terminó hace tiempo y desplazó la gente a la industria y a

    su vez el industrialismo pudo pasar sus excedentes humanos a los servicios, ahora estamos ante el fenómeno mundial de optar por la productividad de la máquina y del robot con el consiguiente desempleo masivo y la paralización progresiva de los mercados, o por el contrario, humanizar nuestros conceptos de beneficio y devolver una parte de la productividad a la sociedad, a condición de capitalizar el ocio y darle su propio contenido.

    La falta de trabajo orientado al mercado y la reducción de los tiempos de jornada para evitar los despidos masivos ya se da en muchos países.

    Ya se habla de aquellos (muy numerosos) que tienen un empleo aparente pero no orientado al valor agregado, ni al desarrollo humano personal; ahí se ubica gran parte de la burocracia, muchos hombres del campo a niveles de autoconsumo y las costosas fuerzas militares de las grandes potencias preparadas para la destrucción en nombre de la seguridad y, que en este siglo, han costado mucho más que lo que habría costado darle sentido económico al ocio humano productivo.

    La creciente inseguridad social ha creado nuevas estructuras, la infinidad de guardias privados y públicos, unos que cuidan que los hombres no se salgan de las cárceles y otros que cuidan que los hombres no entren a las otras cárceles construidas por los que tienen miedo y se encierran en coches blindados y en casas fortaleza.


    La disyuntiva es clara, gastar en protección llenos de pánico social o gastar en  el desarrollo del espíritu del hombre de la calle.

    Hacer rentable el ocio como forma de desarrollo de la cultura y de la asistencia social es la forma de evitar el paro total en sus dos áreas: la del trabajo y la de los mercados, donde se cobra y donde se paga.

    Es un hecho que el trabajo como lo hemos entendido hasta ahora (como “el derecho al trabajo”) está por terminar en los países avanzados. El concepto marxista de ocupación plena, de origen fue una dislate, pues no es lo mismo ocupación plena o activismo exacerbado, como fatiga agotadora para todos, que la derrama de ingresos suficientes por familia. Sin que todos tengan que ir a trabajar o con reducción de horas, puede haber mayor derrama de ingresos que si todos asisten a ocupaciones improductivas sin valor agregado.

    El problema real es qué se hace con los que no deben asistir a trabajar, o salen más temprano. Cómo se ocupan productivamente.

    Pronto habrá que hablar del derecho al ocio bien entendido, no a la ociosidad, si queremos que las empresas sigan vendiendo y que no haya que gastar en represiones a los que sin destino en la vida y carentes de ingresos y de esperanza, generan pánico a la minoría que lo tiene todo menos seguridad, porque los sin esperanza gastan su tiempo en una ociosidad perniciosa que conduce a la droga y a la degeneración lo cual los convierte en antisociales o los obliga a robar para comer.

    El problema de disminuir la demanda de droga en los E.U. se debe buscar enseñado al desocupado a utilizar su tiempo en la construcción de valores personales y de servicio a los demás. Para ello habrá que modificar de raíz a los medios masivos de comunicación para que de hedonistas y violentos se conviertan en culturales y deportivos.


    Anticipemos las conclusiones. El problema del desempleo tiene una solución: el ocio productivo. No solo por los lugares de vacaciones que ya son al mismo tiempo negocio sino por su triple contenido.

    El ocio bien entendido debe tener tres metas:

    • a)  desarrollo integral del hombre: inicialmente los que por si solos no alcanzan puesto en las empresas, pues sólo alcanzará trabajo real una minoría de los mejor capacitados;
    • b)  asistencia social a minusválidos, desligada del estado paternalista aunque apoyada por este, pero manejada por un voluntariado en crecimiento que toma los recursos de otros voluntarios ricos dueños de las empresas y
    • c)  desarrollo del arte y la cultura en un nuevo renacimiento con mecenas multiplicados. No pretendo dar una solución a uno de los principales problemas que se agravará día a día y provocará la crisis mundial: el desempleo masivo y el retorno a la sociedad salvaje de agresores, agredidos y vigilantes de ambos bandos.

    Sabemos que metafísicamente la privación es la potencia de su contrario, el ocio es así la potencia del trabajo para los que se han quedado sin el y la potencia del mercado para poder vender sin regalar a personas que viven con esfuerzo y dignidad en actividades sociales y cultas aunque no trabajen en nuestro sentido actual puramente material y mercantilista.

    El derecho al ocio productivo deberá garantizar a quienes quieran desarrollarse o ser artistas en serio o requieran realmente de una asistencia social no gubernamental que la puedan tener o la puedan dar, de la mejor calidad, sin que esto sea inflacionario y ésta justicia distributiva dé vida nuevamente a la justicia conmutativa del intercambio comercial y le dé un nuevo contenido al capitalismo de libre mercado en el callejón sin salida en que está metido.


    El altruismo es la puerta del trabajo sin limitación del mercado, pues la demanda es casi infinita.

    En una sociedad del ocio bien entendido, las oportunidades de trabajo son enormes pues regresaríamos a un renacimiento en el cual el arte seria pagado, los talleres se desarrollarían, los músicos podrían tocar en las plazas, y las obras y fundaciones benéficas darían cabida a personas que obtendrían ingresos con que comprar sin necesidad de robar.

    El llamado voluntariado de las asociaciones civiles y de asistencia privada tienen en el mundo cada vez más importancia y llegarán a ser socialmente tan útiles como el empresariado o las escuelas. Es la nueva área que crece de la sociología.


    el_ocio_exige_su_lugar_como_generador_de_trabajo.pdf

  • 01 Jan 2018 1:55 PM | Anonymous


  • 30 Jan 2017 11:44 AM | Anonymous

    La Sostenibilidad aparece como "la idea central unificadora más necesaria en este momento de la historia de la humanidad" (Bybee, 1991). Se trata de un concepto nuevo, que pretende movilizar la responsabilidad colectiva para hacer frente al conjunto de graves problemas y desafíos a los que se enfrenta la humanidad, apostando por la cooperación y la defensa del interés general.

    La Sostenibilidad es hoy en día una de las ideas más importantes que va enfocada al bien común, ya que es un planteamiento que ocurre ante cualquier circunstancia, es importante observar con una visión generalizada en el mundo, ya que, así como lo plantea el Papa en su encíclica Laudato Sí, esto es un concepto que necesita verse con la importancia debida pues afecta a la humanidad entera. Lo que se plantea aquí es el revisar de qué manera podemos dar propuestas para poder solucionar las problemáticas que se han venido presentando en la humanidad.

    En un inicio algunas de las posturas podrían tomarse en cuenta como algo que no nos afecta nuestro presente, sin embargo, no solamente vivimos los estragos hoy, en un futuro cada vez más próximo obtendremos más problemas.

    Existen términos que debe de ser explicados como serían la eficiencia energética, que significa el obtener un resultado minimizando el consumo de energía.

    Arquitectura bioclimática: Consiste en el diseño de edificios teniendo en cuenta las condiciones del entorno (climáticas, sol, vegetación, lluvia, viento, terreno, etc.) para mejorar el confort y reducir el gasto.

    Arquitectura sostenible: Es la arquitectura que resiste, aguanta y permanece en el tiempo, a nivel económico, social y ambiental.

    Desarrollo sostenible / Sustainable development (SD): “Desarrollo que cubre las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de generaciones futuras de cubrir sus necesidades”. Informe Brundtland de la ONU "Our Common Future".

    Pilares sostenibles: El desarrollo sostenible es el equilibrio entre los ámbitos económico, social y ambiental.


    USEM Ciudad de México

<< First  < Prev   1   2   Next >  Last >> 
Powered by Wild Apricot Membership Software